¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

En busca de la unidad.


En busca de la unidad
 

 Se observa que la unidad mínima de masa atómica en su constitución, busca unirse a otra unidad para convertirse en algo. Algo así como una necesidad de vínculo para no quedar errante en la vastedad. El sujeto con sus prácticas, se comporta de igual manera. Desde que existimos como cigoto, mórula, feto, infante, adolescente, adulto, existimos vinculados. Es así, como pertenecientes al reino animal, estamos estructuralmente diseñados para responder a la pulsión del vínculo con el otro y con el mundo para sobrevivir, así mismo dotados psíquicamente para humanizar esta pulsión y hacerla conciente, le asignamos significados anclados en símbolos, rituales, en las prácticas de convivencia cotidianas. Tal humanización, es posible en la existencia del  vínculo con el otro, en su esencia y en la práctica como organización social.

 

¿Será esta la razón de búsqueda incansable de todo hombre y mujer, niño o niña por encontrar una pareja? Pareja que se persigue desde que tenemos noción de que existe, y aunque sabemos en un principio que no es tangible, existe en nuestra fantasía, en esa realidad que no permite desvincularse de ella, como si estuviésemos programados en nuestros cromosomas para ello.

 

Esta necesidad de unión y posterior búsqueda de pareja, la podemos evidenciar en el acto sexual, que a mi parecer es la manifestación última de la unión amorosa – o no amorosa- entre personas.  Es decir, aparte del placer puramente físico de la sexualidad, entendemos que el sexo es la manifestación física de algo superior, de la unión de dos almas y  la fusión de sus energías.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cuentos maravillosos

 

  

VINcenT…

(Tim Burton)

 

Vincent Malloy tiene 7 años
es un niño amable pero algo huraño.  
 
 
Es bueno, obediente y muy educado,
pero él quiere ser como Vincent Price
su idolo soñado.
 
 
No le importa vivir con su perro, su gato y su hermana,
aunque preferiria compartir casa con murcielagos y arañas.
 
 
Allí jugaría con los horrores que ha inventado,
y vagaría por los oscuros pasillos solo y atormentado.
Cuando viene su tia Vincent parece un cielo,
pero se imagina sumergiendola en cera hirviendo
para su museo.
 
 
Hace experimentos con su perro, Abocrombie,
con el fin de crear un horrible zombi.
Con ese espectro terrorifico para los hombres
buscaría sus victimas por la niebla de Londres.
 
Pero él no solo piensa en crímenes violentos,
Vincent pinta, y de vez en cuando lee cuentos.
Mientras otros niños leen tebeos de accion
a Vincent es Edgar Allan Poe quien llama su atención.
 
 
Una noche, cuando leia una historia horripilante
algo le hizo palidecer al instante,
con tamaño disgusto su vida degó derrumbada
pues su bella esposa viva fue enterrada.
 
Debía cerciorarse de que había muerto,
 
 
e intentando desentrerrarla destrozó las flores del huerto.
Su madre lo envió a su cuarto como castigo,
desterrado en sus sueños a la torre del olvido.
 
 
Sentenciado a pasar el resto de su vida
con el retrato de su amada que fue enterrada viva.
 
Y mientras lloraba sumido en la desesperación
apareció su madre en la habitación.
 
 
Le dijo: "Si quieres puedes salir a jugar,
hace un dia estupendo, lo puedes aprovechar"
Vincent trató de hablar, pero no pudo,
los años de aislamiento lo volvieron casi mudo.
 
Asi que cogió su pluma y se puso a escribir:
"Estoy poseido por esta casa nunca volveré a salir"
 
 
Su madre le contestó:
" ¡Ni estás poseido, ni estás medio muerto!
Este juego tuyo es solo un invento.
 
 
Eres Vincent Malloy, no eres Vincent Price,
y no estás loco ni atormentado ¡caray!
 
Tienes 7 años, y eres mi hijo,
vete a jugar con otros niños
¡Te lo exijo!"
 
Y tras este toque de atención
abandonó la habitación.
 
 
 
Pero cuando Vincent trató de sobreponerse
las paredes empezaron a moverse,
crujían, temblaban,
y su horrible locura la cima alcanzaba.
 
 
Vio a Abocrombie, su terrible esclavo,
y su mujer le llamaba desde el otro lado.
De la tumba nacían sus ecos
y de las paredes surgian manos de esqueletos.
 
Todas las desgracias que sus sueños atormentaban
entraron en su vida mientras él gritaba.
 
 
Trató de escapar, de huir del horror,
pero su mustio cuerpo se derrumbó por el dolor.
 
 
Y débilmente,casi sin voz,
recitó El Cuervo de Edgar Allan Poe.
"Y mi alma, esa sombra,
que alli flota fantasmal,
no se alzará…
¡Nunca más!"
 

¿QuIEes VeRlO?

http://www.youtube.com/watch?v=stS9-UBReA0

 

   

Lucia…

 

          

Snip…

 

         

Piano duo… 

 

        

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EL ODREN NO IPMOTRA

EL ODREN NO IPMOTRA

SGEUN UN ETSDUIO DE UNA  UIVENRSDIAD IGNLSEA, NO IPMOTRA EL ODREN EN EL QUE LAS LTEARS ETSAN ERSCIATS, LA UICNA  CSOA IPORMTNATE ES QUE
LA PMRIREA Y LA UTLIMA LTERA ESETN ECSRITAS EN LA  PSIOCION COCRRTEA.
EL  RSTEO PEUDEN ETSAR TTAOLMNTEE MAL Y AUN PORDAS LERELO SIN POBRLEAMS.
ETSO ES PQUORE NO LEMEOS CADA  LTERA POR SI MSIMA, SNIO LAPAALBRA
EN UN TDOO.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El tiempo en Santiago.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Trata de El ombligo como centro cósmico.

 

Cita

El ombligo como centro cósmico.

 

El ombligo como centro cósmico.

 Gutierre Tibon.

Comentario.

Desde un punto de vista estrictamente fisiológico, el ombligo es la cicatriz que se forma al cortar el cordón umbilical tras el parto, y si bien se vuelve inútil para el adulto, durante la vida uterina resulta esencial para la supervivencia del feto, ya que de él parte el conducto que le permite respirar y nutrirse, al ser el intermediario entre la madre y el futuro bebé.

Sin embargo, la carga simbólica de la cicatriz umbilical ha dado origen a una gran cantidad de mitos, leyendas, fantasías y tabúes. Por ejemplo, la palabra México-Tenochtitlán significa el "tunal divino donde está Mixitli", palabra náhuatl que a su vez significa "el ombligo de la Luna".

En su libro El ombligo, como centro cósmico. Una contribución a la historia de las religiones, Gutierre Tibón nos recuerda que según el Rig Veda, el germen del mundo descansaba sobre "el ombligo de lo increado", y para los antiguos griegos, omphalós ­vocablo que significa ombligo­ simbolizaba el centro del mundo, que estaba ubicado en Delfos.

Considerado también centro de nuestro microcosmos corporal, el ombligo tiene una connotación erótica que ha provocado tabúes, como la prohibición de que las mujeres lo mostrasen en actividades como la danza y la actuación. En este contexto sobresale la exaltación poética del ombligo en un versículo del Cantar de los cantares, atribuido al sabio Salomón.

En un mundo secularizado como el actual, el simbolismo espiritual y místico del ombligo prácticamente ha desaparecido. Sin embargo, perviven los aspectos terapéuticos: hoy está siendo usado como vía para realizar operaciones endoscópicas, en las que los cirujanos pueden intervenir en el útero y el hígado. Y aunque a lo largo de la historia se ha escrito poco sobre el ombligo como centro terapéutico, Gutierre Tibón nos recuerda que el orificio cicatrizado era considerado dentro de la antigua farmacopea mexicana un camino de absorción de ciertas sustancias medicamentadas.

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Nicanor y Violeta Parra

 
FOTOGRAMA: Nicanor Parra
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
"Qué he sacado con quererte"
Violeta Parra.
 
 
 
 
  
 
Maldigo del alto cielo.
 
Maldigo del alto cielo
la estrella con su reflejo,
maldigo los azulejos
destellos del arroyuelo,
maldigo del bajo suelo
la piedra con su contorno,
maldigo el fuego del horno
porque mi alma está de luto,
maldigo los estatutos del tiempo
con sus bochornos,
cuánto será mi dolor.

Maldigo la cordillera
de los Andes y La Costa,
maldigo, señor, la angosta
y larga faja de tierra,
también la paz y la guerra,
lo franco y lo veleidoso,
maldigo lo perfumoso
porque mi anhelo está muerto,
maldigo todo lo cierto
y lo falso con lo dudoso,
cuánto será mi dolor.

Maldigo la primavera
con sus jardines en flor
y del otoño el color
yo lo maldigo de veras;
a la nube pasajera
la maldigo tanto y tanto
porque me asiste un quebranto.
Maldigo el invierno entero
con el verano embustero,
maldigo profano y santo,
cuánto será mi dolor.

Maldigo a la solitaria
figura de la bandera,
maldigo cualquier emblema,
la Venus y la Araucaria,
el trino de la canaria,
el cosmos y sus planetas,
la tierra y todas sus grietas
porque me aqueja un pesar,
maldigo del ancho mar
sus puertos y sus caletas,
cuánto será mi dolor.

Maldigo luna y paisaje,
los valles y los desiertos,
maldigo muerto por muerto
y el vivo de rey a paje,
el ave con su plumaje
yo la maldigo a porfía,
las aulas, las sacristías
porque me aflige un dolor,
maldigo el vocablo amor
con toda su porquería,
cuánto será mi dolor.

Maldigo por fin lo blanco,
lo negro con lo amarillo,
obispos y monaguillos,
ministros y predicandos
yo los maldigo llorando;
lo libre y lo prisionero,
lo dulce y lo pendenciero
le pongo mi maldición
en griego y en español
por culpa de un traicionero,
cuánto será mi dolor.

Violeta Parra

 
 
 
 
 
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario